Hoy la comunidad Comcáac de Sonora celebrará el fin de su calendario.



Hoy, con la llegada de la luna nueva del mes de julio, celebran el cambio de ciclo.


Hoy la comunidad Comcáac de Sonora celebrará el fin de su calendario y el 1 de julio el inicio del Año Nuevo Seri, como indica su cultura. Arturo Morales Blanco informó que en esta fecha los integrantes de la etnia originaria de la entidad realizan diversos bailes, cantos y rituales tradicionales en su dialecto, además de platillos elaborados con productos naturales. El promotor cultural bilingüe de la comunidad Comcáac declaró que en esta fiesta ancestral la población da gracias al creador por lo que les brinda su entorno como la fruta del desierto la pitaya y la péchita, así como por la temporada de lluvias que está por empezar. “El Año Nuevo Seri para los mayores es el fin del calendario de la comunidad Seri, la cultura Seri no está mezclado con la religión católica ni con otro tipo de religión, es una comunidad que conserva su tradición desde hace miles de años”, agregó. Con días de anticipación las mujeres organizadoras de la celebración, llamadas madrinas, empiezan con las indicaciones para las fiestas, mencionó, como el acarreo de leña para las fogatas, el corte de la pitaya para elaborar el licor de esta fruta y la fabricación de la canasta gigante que forma parte de sus agradecimientos por el nuevo año. Detalló que hoy empiezan las celebraciones en la mañana con el izamiento de la bandera de la nación Comcáac, durante esta ceremonia la guardia tradicional realiza un disparo conmemorativo y el representante del Consejo de Ancianos (autoridad superior) brinda unas palabras de bienvenida a los asistentes. “En Punta Chueca, que es el pueblo Seri más cercano de Hermosillo, va a haber dos fiestas tradicionales del Año Nuevo Seri, ahí se van preparar puros platillos tradicionales elaborados con la tortuga marina conocida como caguama, con pescado, péchita y venado, nada de enlatados”, resaltó. Para esta celebración, dijo que los Seris tienen permitido cazar caguamas, tanto para liberarlas después de cubrirlas con sus pinturas tradicionales como una manera de agradecimiento, como para prepararlas para alimentos típicos de la etnia. Además de estos rituales, que incluye que las mujeres se pinten la cara con símbolos originarios de la etnia, el Consejo de Ancianos inculca a los jóvenes el preservar su cultura y tradiciones.